Uno de los grandes privilegios que tenemos las mujeres, es el de ser madres, esa capacidad de albergar una pequeña criatura en nuestro vientre que más adelante se convertirá en el amor entero de nuestras vidas. Es ese pequeñito por el cual seríamos capaces de dar nuestras vidas y por quien nuestra billetera comienza indiscutiblemente a volverse más delgada.

or
or